lunes, 7 de noviembre de 2016

Gratitud

A veces cuesta imaginar que todo llega, que las tormentas pasan, que la tristeza no durará por siempre. Cuántas veces exorcicé mis fantasmas a través de la escritura en este blog. Incontables. Y ahora, de pronto, sale el sol. Y todo mi mundo parece transformarse al compás de los buenos cambios que comenzaron allá por diciembre de 2015, cuando al final me recibí de Lic. en Comunicación Social.
Simplemente quiero compartir mi gratitud. Para los que siempre me leen, para los que los que lo hacen a veces, para los que entran por primera vez. Y dejar un mensaje de esperanza. Todo pasa, todo llega, nada es inamovible. Siempre podemos estar mejor.
Hoy tengo mucho para agradecer una profesión, un trabajo, salud, amigos, familia, pareja. Pero cuando ello no está bien uno puede compartir su alegría, su amor, ayudar, dar. A quién sea. Creo que ahí está la clave. Aún en mis peores momentos, me las ingeniaba para dar, para compartir. Y eso transforma. Abre un canal de energía para que surjan cosas nuevas.

Por eso, ahora que está promediando el año, hagamos algo por los demás, hagamos algo por nosotros mismos. Tan importante es quererse, amar y amarse.

viernes, 24 de junio de 2016

Llegaste


Fue como un rayo. Tu mirada me atravesó y de pronto se quebró un muro invisible entre los dos.
Me encontré desnuda, frágil, esquivando tus ojos que me acariciaban como el reflejo de la luna sobre tu perfil. Lloré de emoción sobre el hueco de tu espalda. Las lágrimas caían a borbotones; como si de pronto se desmoronaran todas mis defensas.

Ahora puedo ver. Ahora se disipó la niebla. La luna que nos hablaba en silencio, tus ojos contemplando mi rostro por minutos que parecían eternos. Llegaste. Y ahora todo parece fluir como agua de manantial.

sábado, 9 de abril de 2016

Intenso el vivir andando con tanta alegría entre las manos

Todos juntos, amontonados,
a río revuelto,
riendo,
despeinados.
Tu mano en la mía
porque sí,
sentados, en el piso,
acá, lo natural.
Construyendo,
Creando,
Compartiendo,
en comunidad.
Tu dolor es el mío, tu risa, mi alegría.
Vos, tu arte, el mío, el nuestro.
Intenso el vivir andando con tanta alegría entre las manos
Sin barreras, sin prejuicios u objeciones.
Porque sí.
Amamos lo nuestro y se nota.