martes, 23 de junio de 2015

Tan sólo un pájaro

Entiendo que el mar ya no nos cobija.
Y las tibias noches de abril
bajo el amparo de la madreselva
en las que tu voz cristalina
como la luna
era apenas un susurro ardiente

una melodía muda
que danzaba entre las sirtes del silencio

ahora, no volverán
ahora, tan sólo un pájaro mudo
que llora en la quietud de la madrugada





Mereces un amor

“Mereces un amor que te quiera despeinada, con todo y las razones que te levantan de prisa, con todo y los demonios que no te dejan dormir. Mereces un amor que te haga sentir segura, que pueda comerse al mundo si camina de tu mano, que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel. Mereces un amor que quiera bailar contigo, que visite el paraíso cada vez que mira tus ojos, y que no se aburra nunca de leer tus expresiones. Mereces un amor que te escuche cuando cantas, que te apoye en tus ridículos, que respete que eres libre, que te acompañe en tu vuelo, que no le asuste caer. Mereces un amor que se lleve las mentiras, que te traiga la ilusión, el café y la poesía." 

Frida Kahlo

viernes, 19 de junio de 2015

TAO TE CHING

Sin salir más allá de tu puerta, puedes conocer los asuntos del mundo.
Sin espiar a través de las ventanas, puedes ver el Camino del Cielo.
Cuanto más lejos vas, menos conoces.
Así pues, el Sabio conoce sin viajar, ve sin mirar, y logra sin Actuar. 


***

El que sabe no habla. 
El que habla no sabe. 
¡Bloquea todos los pasajes! 
¡Cierra todas las puertas!
¡Mella los filos!
¡Deshaz los nudos!
¡Armoniza todas las luces!
¡Une al mundo en un todo! 
A esto se llama la Totalidad Misteriosa, a la que no puedes cortejar ni rechazar, beneficiar ni dañar, enaltecer o humillar.
Por ello, es lo más Elevado del mundo. 

LAO TSÉ

miércoles, 10 de junio de 2015

En el invierno de los días

I.

Ríos de tinta
invaden
las latitudes del silencio
la geografía de las palabras


de una mirada vuelta 
hacia adentro


III.


No sé si fue pájaro o crepúsculo
o aurora dorada bajo la piel


pero


en mí rugía la fuga del otoño cristalizado en mis pupilas
el mar rompía bajo mis pies, 
inundando cada célula
cada límite de los días
en el calendario de los rostros pasados.


No sé si fue pájaro.
Mas bien, el ocaso del otoño
iluminando tenuamente las baldosas del ayer,
me miraba de frente
advirtiendo
que llegó el momento
de la huida.

III.

                                     


Extraño tu olor y tus palabras
la manera de mirarme cuando ando
la luz de tus párpados iluminando el crepúsculo de mi piel
como si fuese música
o poesía


y danzáramos entre inviernos que nunca se terminan
entre sábanas que no conocen de calendarios
ni de frío o lluvia


en vos todo es a la vez fugaz y eterno
tu risa, el canto de mi piel,
el tabaco y el vino.


Suena en el mar en toda la piel cuando nos amamos
y nos volvemos aura, ángel y luz


Y danzamos, gemimos, lloramos, y morimos


            surcando las orillas de la eternidad.