miércoles, 30 de abril de 2014

Omnipresencia

Cuando el fuego de tus ojos
se arrodille ante la mirada suplicante
del otoño
(y tu ausencia),

cuando el fulgor de mayo
convierta el poema en pájaro,
y la estela dibujada por el viento
anuncie al fin la huida

la huella escondida tras el manto de abril
descubrirá los versos
bajo la noche estrellada
donde alguien fue
pájaro, ángel y luz

estela dorada bajo mis pupilas 
aura que se expande y vuelve
como ángel omnipresente en el cielo de la noche