sábado, 25 de febrero de 2012

Esta noche te hablarán los ángeles


quizás te pidan el pase al exilio,
el tormento de las carnes

(oh, amargura de saberte ausente en la presencia,
oh, pies que pululan por las lúgubres baldosas del hastío)

vendrán, vendrás con las golondrinas de abril
renaciendo en cada estación
y el grito
              se perderá al fin en la niebla

oh, ángel dormido de misterios,
tu boca es la esfinge donde muere despacio la dicha,
sabrás al fin:

habla ya, o morirás
vuelve ya, o devendrás en luna