jueves, 11 de octubre de 2012

Beso


tu mano sobre mis labios,
tus tibias manos dibujando despacio el contorno de mi boca,

dulce melodía muda la de tu piel y la mía
ansío el espacio inerte de tu cuerpo,
el contorno de tu espalda, ahí descansa mi pecho estremecido

ahora me besás las manos, como si fuese la última noche
que arderán las velas,
vibra el mármol, vos sabés dónde vierte el mar su última gota

3 comentarios:

Anabella dijo...

Besos, silencio, nada qué decir, todo por sentir.

R Ariel Alberto dijo...

me encantó.

Darío dijo...

Hermoso. Un instante de comunión, boca y mano, perfecta. Un abrazo.