lunes, 30 de abril de 2012

Yo escribo


I.
Escribo en los atardeceres en el jardín, en los andenes vacíos

pero también

también en la lluvia, en el hueco de tu espalda inexistente,
ahí,
      en las pelusas debajo de la cama

escribo en el aire, contando los suspiros
                                                          uno
                                                               a
                                                                uno.
II.

Yo escribo, amén a las musas de carne y hueso, a saber:
el café de la mañana, el llanto y la cebolla, al mediodía,
el susurro del viento en mi ventana

pero también

escribo sin escribir
en los huecos del silencio, en los vaivenes del sueño,

quizás, también, un poco, algo de mí,
                                       
                           se muere en lo que escribo.




2 comentarios:

P dijo...

Si escribes, no mueres,
Si escribes, permaneces,
morir sería que no escribieras.
Gracias

Pablo Bihary dijo...

Hermoso. Escribir revivifica el alma, la vida misma.