martes, 24 de enero de 2012

Raíces


La tarde se prende del ocaso
                                 y su luz
desnuda mis manos
que se alborotan en el silencio.

Enero fue la sed, el aura perdida,
el sol quemando la esperanza.

¿Pero qué fue diciembre si no la lluvia incesante en mi ventana?
¿Qué fue si no la voz del silencio, la caída del paraíso?

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Asi que crees que sabes diferenciar
el paraiso del infierno
Los cielos azules del dolor?
Puedes distinguir un campo verde de u frío tiel de acero?
Una sonrisa de un velo?
Crees que sabes?

Y consiguieron cambiar
a tus héroes por fantasías?
cenizas calientes por árboles?
aire caliente por brisa fresca?
comodidad frívola por dinero?
¿Y cambiaste
un rol secundario en la guerra
por el protagonista en una jaula?

Como desearía
Como desearía que estuvieras aquí
Somos solo dos almas perdidas
nadando en una pecera,

Año tras año,
corriendo en el mismo lugar de siempre
¿y que hemos encontrado?
Los mismos miedos de siempre,
Por esto, desearía
desearía que estuvieras aquí