miércoles, 26 de enero de 2011

Oceánica

El mar se afanó de mi ser
y las olas
me trajeron el recuerdo
de lo que no pudo ser.

Las gaviotas migraron
antes de tiempo
(como vos).

Y yo,
prendida a este crepúsculo
me invade la misma soledad
de aquel diciembre fútil
y sin vos.