miércoles, 14 de septiembre de 2011

Amistad

                           a Iván P.

Cuando el sol de las tres
y las campanas anuncien el ritual
volveré a tocarte la puerta
pronunciaré tu nombre por lo bajo
y te daré la mano
para que volemos juntos.

Volverán las confesiones
el relato del primer beso
las canciones y los juegos inventados.
Volveré a extrañarte como cada julio
pateando las hojas secas
y la noticia de tu llegada
iluminará mis tardes, otra vez.

Y cuando necesite un fuerte abrazo
pensaré que estás,
correré a tocarte la puerta por si acaso
y en mi mente desfilarán los recuerdos
de una Salta que también siento mía
de vos,
de la palabra a tiempo
del tiempo que no se despide
y de saber que seguiremos unidos
aunque los kilómetros
aunque las desidias.

1 comentario:

May dijo...

que hermosura!!
un saludo
may