viernes, 29 de julio de 2011

Calla

no tires más de la cuerda
los mágicos instantes
desfallecieron
en aquella desolada playa
donde cantábamos himnos al silencio
donde la piel era suficiente
no hablábamos en crípticos
con aroma a flores de primavera

y estos doce meses retomaron su vuelo
y buenos aires
nos quedó en la palma de la mano
y tu mirada de invierno me dijo todo
ya no más
castillos en el aire
naipes del silencio
brutal angustia de volver
que buenos aires
siempre estuvo inalcanzable
que respirar por vos
que las callecitas de San Telmo
y ese delicioso recuerdo de
ser siempre locos náufragos
entre tanta vida encorsetada.

buenos aires
y estos doce meses
sin la alegría de volver por vos
aunque siga volviendo
porque en buenos aires
los aires siempre fueron buenos
y aunque vos ya no estés
la llave la tengo yo.

lunes, 25 de julio de 2011

Ser


                                                                  El querer libera, pues querer es crear” F.N.


Amor. Esa palabra. Será que desde chicos nos imponen que amar es posesión, es propiedad. ¿Dónde está la libertad ahí? Cualquier persona que dificulte el vuelo de su pareja/amigo/hermano/hijo debe apartarse de él. ¿Tanto cuesta pensar que el amor y la libertad son las dos caras de una misma moneda? Si, claro, no es fácil desprenderse de aquellas personas que han compartido nuestra vida, no es sencillo practicar el desapego. Pero el desapego es en sí un acto de amor. Es el más grande y el más difícil. No pido que me entiendan ni que compartan mi postura. Sólo quiero que la gente a mi alrededor, mi familia, sea feliz, nada más. Que busquen su felicidad o paz en su interior, como sea, sin lastimar a los otros. Y si realmente no pueden, no me retengan más, dejen que encuentre mi propio vuelo. Así, al menos, todos podemos estar un poquito más alegres.

domingo, 24 de julio de 2011

Coincido con F. Nietzsche

Conocimiento- Belleza*
"No hareís jamás el viaje alrededor del mundo (el mundo que constituís vosotros), y seguiréis siendo un azar, un pedazo de tierra sobre un pedazo de tierra".

"Sólo cuando el hombre haya adquirido el conocimiento de todas las cosas podrá conocerse a sí mismo. Pues las cosas no son más que las fronteras del hombre".

"A mi me parece bello (históricamente hablando) lo que en los hombres más respetables de una época se manifiesta como expresión de lo que es más digno de respeto".


*Aforismos

sábado, 23 de julio de 2011

Amanecer

Sigo prefiriendo la soledad de los papeles en blanco, cuando el punto exacto da el amanecer en el café a medio terminar, en las palabras tan ausentes. El amanecer que se cristaliza en palabras sin sentido. No me hables. Opto una vez más por el silencio en vez de tantas palabras cargadas de hipocresía, inmersas en la más cruel toxicidad de la mirada ajena. Sí, hoy descubrí, con 24 años, que hay gente de mierda, de la que es preferible alejarse. Y hoy también me declaro autoinmune ante tanta mala leche. El que no comparta mi filosofía, que se vaya y no vuelva más. Basta de tanta mugre. Tengo cintura suficiente como para hacerme cargo de mi vida, en soledad, y sin joder a nadie. Pero, lamentablemente, hay gente que no vive ni deja vivir. Y lo peor es cuando esas personas provienen de la propia familia y de algunos que se creen amigos. De esa gente, me despego para siempre. Se acabó. Ahora sí: llegó el momento de ser feliz. A por ello, entonces.

viernes, 22 de julio de 2011

Lucy

Si supieras que en tu rostro
sigue vivo el brillo de los días pasados
si acaso te dieras cuenta
que tus arrugas tan sólo son las
felices huellas de un vida digna
de dicha y sueños cumplidos

(y qué decir de tu bondad que fluye,
naturalmente,
como agua de manantial)

el esbozo de los años que se han ido
las marcas en la piel
las ausencias que mutilan tus días
y los padecimientos físicos
no pueden opacar la alegría
de haber vivido bien
y la certeza de que tu generosidad
ha sido infinita

tu alma destila belleza, Lucy
el aura rosa
el brillo intacto
y tus manos, fieles ofrendas de ayuda

tu semblante, siempre sereno
deja ver el resplandor del bien
que practicaste y enseñaste
en este camino que decidiste emprender

ochenta y cuatro años no son nada, abuela
deberían ser la fuerza para continuar
con esa lucha inacabable
con ese temple de hierro
con la satisfacción de haber disfrutado la vida,
sin importar lo que digan o piensen los demás

no quiero nunca verte triste Lucy
y si algún día lo estás
quiero que recuerdes
que tenés una familia que te quiere
a pesar de sus silencios
y parquedades

y una nieta que te adora
a pesar de nuestras discusiones
y diferencias
porque tu generosidad para conmigo
nunca tuvo límites
porque siempre estuviste
escuchándome y conteniéndome
en las buenas y malas

no abandones nunca ese optimismo a flor de piel
esas ganas incontenibles de seguir construyendo
y esa espontaneidad digna de un niño:
ése es el resplandor que nunca muere, abuela
no lo olvides

lamento no poder estar aquí hoy para brindar con vos
por eso quiero desearte de esta manera
un muy feliz cumpleaños.

Te quiero mucho, abuela!
(y gracias por tanto amor desinteresado).


Jimena 


miércoles, 20 de julio de 2011

Gracias, Julio (y salud!)

A una mujer
No hay que llorar porque las plantas crecen en tu balcón,
no hay que estar triste
si una vez más la rubia carrera de las nubes te reitera lo inmóvil,
ese permanecer en tanta fuga. Porque la nube estará ahí,
constante en su inconstancia cuando tú, cuando yo
-pero por qué nombrar el polvo y la ceniza.
Sí, nos equivocábamos creyendo que el paso por el día
era lo efímero, el agua que resbala por las hojas hasta hundirse en la tierra.

Sólo dura la efímero, esa estúpida planta que ignora la tortuga,
esa blanda tortuga que tantea en la eternidad con ojos huecos,
y el sonido sin música, la palabra sin canto, la cópula sin grito de agonía,
las torres del maíz, los ciegos montes.
Nosotros, maniatados a una conciencia que es el tiempo,
no nos movemos del terror y la delicia,
y sus verdugos delicadamente nos arrancan los párpados
para dejarnos ver sin tregua cómo crecen las plantas del balcón,
cómo corren las nubes al futuro.

¿Qué quiere decir esto? Nada, una taza de té.
No hay drama en el murmullo, y tú eres la silueta de papel
que las tijeras van salvando de lo informe: oh vanidad de creer
que se nace o se muere,
cuando lo único real es el hueco que queda en el papel,
el golem que nos sigue sollozando en sueños y en olvido.



Feliz día a todas las mujeres de mi vida: madres, amigas, hermanas, hijas: ya son parte de mi familia. Las amo y gracias por estar!

lunes, 18 de julio de 2011

Jorge Luis Borges

Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta
ni la privanza de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña,
ni la sucesión de tu vida situándose en palabras o acallamiento
serán favor tan persuasivo de ideas
como el mirar tu sueño implicado
en la vigilia de mis ávidos brazos.
Virgen milagrosamente otra vez por la virtud absolutoria del sueño,
quieta y resplandeciente como una dicha en la selección del recuerdo,
me darás esa orilla de tu vida que tú misma no tienes,
Arrojado a la quietud
divisaré esa playa última de tu ser
y te veré por vez primera quizás como Dios ha de verte,
desbaratada la ficción del Tiempo
sin el amor, sin mí.



-Antelación del Amor-

viernes, 8 de julio de 2011

Sentíte libre

Vení a volar conmigo. ¿Adónde? Ni yo lo sé.
Ahora avanzo hacia el umbral de la libertad absoluta.
Tengo alas para dejar mi centro y partir en busca de nuevos paisajes y escenarios.
Ya no tengo miedo. El horizonte es el límite.


Chau, me fui a volar!
Felices vacaciones!

sábado, 2 de julio de 2011

Constelaciones pánicas

una mano como meciendo la cuna

tu mano       

y el esplendor tan profundo
opacado por la belleza prohibida

la fisura de tu rostro
                 y el mío


y el atardecer tardío


los relámpagos iluminando tu suave perfil


 y la mentira en el espejo.

malgastando las heridas
que te tiré por la cabeza
retoños sin nombre
de una cruda realidad al descubierto

¿y qué decir
de las llagas de mi piel?


crisol de soledades
aura malgastada por el tiempo
vestigios de un ayer
que se atrincheró en aquella –¿feliz?- primavera.

¿y qué decir de tantos silencios
difusos en la niebla de un otoño
que tiembla ante lo conocido?

luces opacas
ecos en mi oído

la cruda silueta del olvido
la sombra de un pasado 
que llora a sangre y lágrimas
aquello que nunca sucedió.

(quizás)
sea
             simplemente
la antesala
del aterrador
eterno retorno