viernes, 25 de febrero de 2011

La luna se quedó muda,
el pájaro desapareció.
Las hojas
arrastradas por el temporal
se llevaron el recuerdo de
un abril oscuro.
El ruiseñor no encontró
su nido y
el brillo del verde
a media tarde
empalideció.
Y sus ojos quedaron secos.


Pero la niña se resistía a abandonar sus sueños.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Alienada

El espesor del paisaje
condensado en tus ojos
cuyo manto me envuelve
y deja caer las sombras
de tus palabras
(tan desnudas).

Y el fuego de lo contenido
cede
ante tanta
invasión.

Esa cárcel
donde te guardaba,
esos barrotes
a puertas abiertas
me anunciaban
tu fría permanencia.

Despedazando los ecos
de tu nombre
haciéndome amiga
de tus silencios
me volví
tu expectante
más fiel.