martes, 26 de octubre de 2010

Desprográmate

"Estar despierto es aceptarlo todo, no como ley
ni como sacrificio, ni como esfuerzo, sino por iluminación"
Anthony De Mello

Tiempo de re-nacer, de volver al ser.
Será que desde pequeños nos van llenando la cabeza de exigencias, de etiquetas, de condicionamientos. La cultura, la familia, los buenos modos, la buena educación, van estructurando nuestra mente al punto de trasformarnos en robots. Perfectas máquinas aceitadas, eficaces en ser lo que la cultura quiere de nosotros. Y eso se asemeja más al no-ser que al ser. ¿Dónde está la libertad ahí?
Y aunque muchos quizás se regocijen en ese estado, a mi me da miedo reconocerme en él. Por eso trato de vaciar las mochilas de vez en cuando, de ir por la vida lo más ligero de equipaje posible. De frenar, en esa vorágine diaria, para contemplar las pequeñas cosas y saborear cada momento. Y entre tanta interpelación absurda, buscar ese espacio que me permita des-identificarme de todo.
Porque al fin y al cabo, todos somos uno, iguales. Somos, simplemente.

Y porque alguna vez mi cuerpo y mi mente me gritaron BASTA, ahora intento dejarme llevar sólo por mi brújula interior.