sábado, 25 de septiembre de 2010

Espejismos

Algo que se acabó y que ya no tiende a resucitar. Ella lo sueña, él lo niega. Quizás nunca hubo amor, quizás ellos nunca pudieron entenderse. Vivían gritando contra los muros que los separaban, derramando lágrimas por el silencio y lo no dicho. Un romance utópico y platónico que vivía tan profundamente pero sin ataduras. Tan contradictorio, se nutría de dudas, miedos y temores al tiempo que buscaba derribar barreras sólo por amor. ¿Y para qué? Si sólo vivían de fantasías, si sólo se embriagaban de recuerdos, si se pasaban la vida construyendo castillos en el aire, esos que jamás iban a habitar…
Él, hombre maduro pero cegado por conflictos internos; ella tan joven, soñadora e idealista que pretendía transformar un affaire en una historia de amor digna de ser novelada. Ella creyó enamorarse; él pensó que podía retenerla por siempre.
Pero un día descubrieron que el amor se había fugado a otra ciudad.  El escándalo ya no los perseguía y lo prohibido había dejado de tener sentido. Algo había muerto. Y una vez más, ella enjugó sus lágrimas por el eterno retorno, por el absurdo fluir de sus sueños que eran sólo vestigios inertes que se mezclaban con la bruma del comienzo del otoño. Un otoño crudo, sin ideales, condenado a morir en la próxima estación sin dejar huella alguna.
Y en su piel quedó la memoria de lo trascendente; las ilusiones rotas; las fronteras intactas. Pero sus manos quedaron vacías, eternamente signadas por la dulce melancolía de lo que no pudo ser.


4 comentarios:

BeLén dijo...

Qué bueno que te hayas decidido a bloguear estas cosas tan lindas Jime, me encanta como escribís y quiero leerte seguido.. besos amiga!

Ma. Soledad Di Pasquale dijo...

Amiga mía! Precioso lo que escribiste! Muy lindas imágenes las que creaste. Me encantó!
A seguir escribiendo!

Muchos besos, Te quierooooooooooo!

3 decadas 30 suspiros dijo...

muy buenooooo!! espero leer más!!

mundooiideal dijo...

Es hermosooooo!

Realmente tenés un talento increible!

me encantó!

espero leerte proximamente!

Un saludo cordial
de la Princesa de los Zapatos Mojados**