lunes, 6 de marzo de 2017

Verdades

Hay alguien que me ama. Y lo demuestra. Hay alguien que siempre está, que me mira con dulzura, que me abraza con sus ojos, como si quisiera sostenerme para que no caiga. Ese alguien llegó a mi vida de improviso. Con todo lo mejor y lo que siempre soñé de una relación. Pero cómo entender que el otro también es un espejo. Cómo entender que muchas veces nos muestra todo lo que aún no sanamos, nuestras sombras,
Ese alguien me ama. Y me lo dice. Y quiere estar a mi lado. Y yo al lado de él. Pero cómo decirle que a veces yo no quiero estar a mi lado. Muchas veces me vuelvo un ser quejoso, lleno de excusas, no quiero estar ni aquí ni allá, invento motivos y los justifico. Que el trabajo,  que la profesión, que la familia, que mi madre, que la plata no alcanza, que tengo casi 30 y no me pude independizar de manera definitiva. Que la relación con mis amigas no es la misma que hace diez años. Que mi abuela está enferma y yo vivo con ella y estoy mal. Que no me gusta salir pero a veces tampoco quedarme. Y podría seguir enumerando infinitamente… 
Adentro mío vive El Juez, mi mente loca, que siempre anda al acecho de problemas. Los fabrica de la nada. Y ese Juez está ahí señalándome algo: aún no me amo demasiado a mí misma. Me juzgo, me culpo, pensamientos destructivos vienen de la nada, como queriendo arrasar con todo lo bueno que por fin llegó a mi vida.  Parece que él vio algo hermoso en mí que yo todavía no pude descubrir por mí sola.
Ariel y yo. Gobernador Candioti, Santa Fe, Agosto de 2016
Hoy bendigo a ese hombre que aun así se queda a mi lado. Dándome fuerte la mano y alentándome a seguir, en este no menor desafío, de quererme cada día un poco más. De tratar de no juzgarme. De aprender a vivir el presente. Con lo que hay, con lo que tengo, que en el fondo, sé que es mucho. Porque si lo buscamos, siempre habrá mil y un motivos para quejarse, para claudicar. Pero ninguno es realmente importante.
Él es presente. Es silencio, es simpleza en un mundo cargado de excusas, de complejidades. Paciente y sereno, él me enseña cuán vano es vivir con prisas y ansiedades.

Por eso hoy…Gracias, Ariel

lunes, 7 de noviembre de 2016

Gratitud

A veces cuesta imaginar que todo llega, que las tormentas pasan, que la tristeza no durará por siempre. Cuántas veces exorcicé mis fantasmas a través de la escritura en este blog. Incontables. Y ahora, de pronto, sale el sol. Y todo mi mundo parece transformarse al compás de los buenos cambios que comenzaron allá por diciembre de 2015, cuando al final me recibí de Lic. en Comunicación Social.
Simplemente quiero compartir mi gratitud. Para los que siempre me leen, para los que los que lo hacen a veces, para los que entran por primera vez. Y dejar un mensaje de esperanza. Todo pasa, todo llega, nada es inamovible. Siempre podemos estar mejor.
Hoy tengo mucho para agradecer una profesión, un trabajo, salud, amigos, familia, pareja. Pero cuando ello no está bien uno puede compartir su alegría, su amor, ayudar, dar. A quién sea. Creo que ahí está la clave. Aún en mis peores momentos, me las ingeniaba para dar, para compartir. Y eso transforma. Abre un canal de energía para que surjan cosas nuevas.

Por eso, ahora que está promediando el año, hagamos algo por los demás, hagamos algo por nosotros mismos. Tan importante es quererse, amar y amarse.

viernes, 24 de junio de 2016

Llegaste


Fue como un rayo. Tu mirada me atravesó y de pronto se quebró un muro invisible entre los dos.
Me encontré desnuda, frágil, esquivando tus ojos que me acariciaban como el reflejo de la luna sobre tu perfil. Lloré de emoción sobre el hueco de tu espalda. Las lágrimas caían a borbotones; como si de pronto se desmoronaran todas mis defensas.

Ahora puedo ver. Ahora se disipó la niebla. La luna que nos hablaba en silencio, tus ojos contemplando mi rostro por minutos que parecían eternos. Llegaste. Y ahora todo parece fluir como agua de manantial.

sábado, 9 de abril de 2016

Intenso el vivir andando con tanta alegría entre las manos

Todos juntos, amontonados,
a río revuelto,
riendo,
despeinados.
Tu mano en la mía
porque sí,
sentados, en el piso,
acá, lo natural.
Construyendo,
Creando,
Compartiendo,
en comunidad.
Tu dolor es el mío, tu risa, mi alegría.
Vos, tu arte, el mío, el nuestro.
Intenso el vivir andando con tanta alegría entre las manos
Sin barreras, sin prejuicios u objeciones.
Porque sí.
Amamos lo nuestro y se nota.


martes, 15 de diciembre de 2015

Al fin :)


Ahora sí

                           al grupo de teatro comunitario Detripacorazón

Encontrarnos, mirarnos y saber que podemos ser uno
Que el dolor nos conmueve, nos mueve a estar más juntos
Que somos en las letras que habitamos,
en el cuerpo colectivo,
Y en la metáfora escrita en nuestra piel

Alados por la memoria de nuestros pueblos
Somos  sangre viva
Hitos en el camino de hacer historia
Guerreros del valor
Defendiendo la cultura a capa y espada

Nuestras luchas coronan los horizontes
De la alegría de la resistencia
Del tiempo suspendido en el estar juntos

(Y aún piensan que me voy…)

domingo, 6 de diciembre de 2015

delirios orgásmicos

a ellos, que no saben

enceguecida de dudas te miro a los ojos y tiemblo
inerte de esperanzas ya sé que tu voz y tus palabras anidan en la espera
(no vuelvas aún)

el tiempo es un demonio un fantasma que camina por mi habitación de noche
me recuerda tu huida
ya ves
ni siquiera somos en el devenir del recuerdo
ni tu voz ni tus ojos ni tu dulce sexo
están aquí
pero vivís en mí
sos una presencia muda que me observa mientras duermo
y sueño con tu sexo con tu olor y tus abrazos
(y me levanto mojada de anhelo y deseo)

dónde estás
ni en el whisky y los cigarrillos después del amor
ni en los borradores o los correos no deseados
ni en el bar que frecuentábamos

ay nene
¿cuándo la nostalgia será sólo habitada por las letras
y no la cruda realidad de mi cama vacía?